Física

Adaptación visual


La adaptación visual se llama la capacidad del alumno para adaptarse al brillo de cada entorno mediante compresión o dilatación.

En ambientes brillantes, la pupila puede alcanzar un diámetro de hasta 1.5 mm, lo que hace que ingrese menos luz en el globo ocular, protegiendo la retina del posible resplandor.

En ambientes más oscuros, la pupila se dilata, alcanzando un diámetro de hasta 10 mm. Por lo tanto, la incidencia de la luz aumenta en el globo ocular, lo que permite la visión en dichos entornos.